Telefónica, junto con la Universidad Carlos III (encargada del control autónomo del dron y la detección de obstáculos), la startup Divisek (que es la que trabaja en el sistema de recarga) y la operadora Dronitec, trabajan conjuntamente en un proyecto que persigue usar la red de torres de telefonía móvil de la compañía (la compañía cuenta con unas 15.000 en Europa y Latinoamérica a través de su filial Telxius), drones e internet de las cosas para acelerar los tiempos de reacción.